Web personal

viernes, 30 de abril de 2010

Una Collalba gris muy simpática

Esta sorpresilla nos trajimos de nuestras incursiones de hide en la Serena. Mientras estuvimos esperando el paso de las grandes aves, otra más pequeña no dejó de acompañarnos casi todo el día con sus pautas territoriales, sus persecuciones, su ideas y venidas alrededor del hide. Esta ave preciosa e interesante de observar fue la Collalba gris (Oenanthe oenanthe). Aquí os mostramos algunas de las fotos que la pudimos hacer:









Esperamos que os gusten.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

lunes, 26 de abril de 2010

Los tesoros de la Serena (3ª parte): Alcaraván y Cigüeña blanca

El alcaraván fue una sorpresa para nosotros que no nos esperábamos. Aunque no nos permitió fotografiarlo de cerca, aún así, nos gustó mucho observarlo durante un día en el nido, sus idas y venidas, como se enfrentaba a las ovejas que se aproximaban demasiado, etc. Entre las primeras luces de la mañana este ave tan mimética con su entorno nos resultaba muy difícil de distinguir en el nido:













La cigüeña blanca, aunque es una especie muy común en todos nuestros pueblos y ciudades, no es sencillo fotografiarla bien, de cerca y en las distintas poses de sus diversos rituales en época de reproducción:



















Esperamos que os hayan gustado.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

viernes, 23 de abril de 2010

Los tesoros de la Serena (2º parte): Cernícalos primilla

Fue un sábado inolvidable el que pasamos en la colonia de primillas que tiene ANSER en la Serena. El tiempo fue muy irregular, pero a lo largo de todo el día encontramos momentos para poder fotografiar a estas pequeñas rapaces con luz suave, e incluso después de una larga espera, conseguir algunas imágenes del ave "colgada" del viento mientras calculaba el aterrizaje en el tejadillo de la colonia. Hemos traido cientos de fotos de los primillas y sobre todo muchas observaciones interesantes del comportamiento de estas hermosas aves.

Aquí os mostramos una pequeña selección de lo que vimos ese día:



El macho y la hembra:





El macho saliendo del nido bajo una teja:



La lluvia que nos acompañó a ratos ese día empapó las plumas de esta preciosa hembra:



Los estorninos a veces incordiaban a su manera:



Algunas imágenes elegidas:







El aseo diario...



En vuelo sobre la colonia del tejado:







Esperamos que os hayan gustado.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

martes, 20 de abril de 2010

Los tesoros de la Serena: Avutardas

Con este título: "Los Tesoros de la Serena" vamos a empezar una serie de entradas donde os queremos mostrar todas las imágenes que pudimos captar durante tres días en esa hermosa zona de Extremadura, en las suaves y agrestes lomas de la comarca de la Serena, en Badajoz. Allí pudimos disfrutar de la fotografía de aves con plena intensidad y así vivimos esos días totalmente apasionados por lo que veíamos.

Debemos agradecer el esfuerzo y la iniciativa de la asociación ANSER, y en especial de Manuel Calderón, por el gran compromiso que asumieron hace ya bastantes años al tomar la responsabilidad de cuidar con esmero la fauna de estas estepas rocosas de Extremadura. A nosotros nos trató con amabilidad y amistad, y consiguió que pasáramos unos días inolvidables.

Empezamos esta serie con el ave emblemática de esta zona y quizá de los fotógrafos de aves de este país. La avutarda, grande, distinguida y hermosa. Para fotografiarla estuvimos dos días dentro de uno de los hides que ANSER tiene en la zona y aquí podéis ver una pequeña parte de lo que vimos y fotografiamos:













Esperamos que os hayan gustado.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

sábado, 10 de abril de 2010

Un raposo muy listo

Aparte de los animales, esquivos, fugaces y difíciles de fotografiar también conocimos en Cazorla a un pequeño y astuto amigo que nos hizo pasar un par de ratos muy divertidos.

Todo empezó cuando una tarde al volver del largo día de monte, en un recodo de la pista forestal estaba sentado en la sombra un pequeño zorro mirándonos llegar como el que espera el autobús urbano. Nos acercamos muy despacio con el coche pero el peludo amigo no se iba asustado, si no que en cambio parecía inquieto e incluso impaciente por los pelmazos que no acababan de llegar a su lado. Paramos el coche cerca de él y le tiramos una salchicha lo que hizo que viniera más rápido que un galgo a comérsela. No teníamos más comida así que allí lo dejamos un tanto desencantado.

Al día siguiente volvimos a pasar sobre la misma hora de la tarde y allí estaba el amigo zorro esperando en el mismo sitio tan campante. Esta vez veníamos preparados con algunas delicias zorrunas. El caso es que se portó como un actor consumado. Lourdes hizo de entrenadora de zorros y lo llevó despacio con trocitos de deliciosa comida hacia una zona adecuada de luz y paisaje, mientras yo le daba al botón de la cámara una y otra vez. Fue un rato muy divertido donde el zorro hizo todo tipo de cucamonas, se relamió mil veces y prestó más atención a Lourdes que si estuviera por ella hipnotizado. Después de que se puso hasta las botas de zampar, lo que le dimos de más lo cogió y se lo llevó un poco más abajo en la ladera, entreteniéndose en enterrar trocitos de comida allí y acá. Así estuvo un rato con una actividad muy meticulosa, mirando mil sitios con su trocito de queso o de salchichón, como si valorará con mirada de especialista las mejores despensas para su preciado tesoro.

Que raposo más listo, y que simpático resultó.

Aquí os mostramos algunas del millón de fotos que le hicimos:











Esperamos que os haya gustado.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

jueves, 8 de abril de 2010

Primavera en Cazorla (2ª parte)

Otra especie representativa de este agreste espacio natural que representa la sierra de Cazorla es la cabra montés (Capra pyrenaica hispanica). En estos montes es frecuente encontrar grupos familiares de cabras en las zonas altas del roquedo compartiendo espacio y vegetación con los muflones. En los días que estuvimos pudimos ver en una ocasión un grupo formado por cabras y muflones comiendo juntos de forma indolente la vegetación de una vertiente rocosa. Las cabras monteses son ungulados muy listos y difíciles de pillar sin que te vean antes. Curiosas por naturaleza, se nos solían quedar observando para luego emitir un silbido de alarma y en dos saltos poner tierra o mejor dicho, roca de por medio. Eso hizo exactamente esta preciosa hembra:



Aquí podéis ver una zona donde vimos un grupo familiar con cabritos muy pequeños:



Fotografiar ardillas (Sciurus vulgaris) en Cazorla es una gozada, no porque sea fácil, por lo menos para nosotros, si no por la enorme cantidad de ellas que hay. Uno de los días más sorprendentes que vivimos fue tristemente protagonista este roedor y el más hermoso depredador alado de la sierra.



Muy pronto por la mañana, y después de una dura subida por un sendero de montaña oimos entre los árboles a lo lejos el chillido agudo y penetrante de una rapaz. Nos dirigimos hacia allí con cautela y el alma en un vilo. Con la cámara presta y demasiada impaciencia encima. Al coronar un repecho del sendero, de repente con toda la potencia de sus alas una gran águila real (Aquila chrysaetos) sale como un avión a los pies de un árbol cercano. El águila se remonta y se pierde mientras protesta chillando en el eco de la cárcava serrana. Al llegar minutos después a la zona vemos todavía calientes los restos de una pobre ardilla sin cabeza recién capturada. Nos quedamos los dos con la boca abierta. Por unos segundos casi pillamos al rey de los cielos de Cazorla cazando una ardilla en la mañana neblinosa de la sierra.

Aunque no teníamos el objetivo de fotografiar ciervos (Cervus elaphus), que son más comunes por la zona donde vivimos, si que es verdad que pudimos ver unos cuantos salir corriendo en las zonas medias del monte. Siempre entre el arbolado. Aquí os mostramos algunas de las fotos que les hicimos:







Algunos comían al amanecer en los bordes de los prados bajos, como este que os mostramos:



Uno de los animales que más nos sorprendía de repente saliendo como un tren para adelante arrollando la vegetación a su paso era el jabalí (Sus scrofa). Unos cuantos nos dieron algún pequeño susto al salir de improviso de entre el matorral. Pero fue una hembra la que nos hizo protagonizar un momento precioso de lucha por la vida y amor maternal. Casi a más de un kilómetro Lourdes localizó una sombra en la parte baja de una pedriza lindante con un pradillo de un arroyo, que al mirar con los prismáticos resultó ser un jabalí. Aunque no se veía muy bien decidimos acercarnos por ver la posibilidad de hacerle una foto. Después de recorrer la distancia dando un rodeo para pillarlo desde arriba y así tener una posición favorable para que no se percatara de nuestra presencía, salió de forma súbita detras de una piedra plantando cara con muy malas pulgas. Nos quedamos quietos entre el asombro y la prudencia, mientras el jabalí empezó a retroceder, dándose la vuelta de repente para salir como un torpedo corriendo con tres pequeñas bolas rayadas detrás. Resultó ser una jabalina con tres rayones con pocos días de vida. Fue emocionante verlo y un privilegio que la naturaleza nos brindó ese día.





Aquí podéis ver una zona típica de jabalíes, donde se aprecia el terreno removido por estos hozadores natos:



Uno de los primeros días pudimos pillar a estos dos jabalíes integrantes de una piara bastante grande buscando felizmente tubérculos y raices en un prado:





Los momentos más emocionantes eran sin duda los que nos obligaban a escondernos recechando al animal que apaciblemente comía sin vernos aún. Aquí podéis ver a Lourdes escondida apuntando con la cámara a unos gamos (Dama dama) que ramoneaban unos metros ladera abajo entre los pinos:



Este fué el objetivo de ese instante fotográfico:



Y hasta aquí nuestro relato de esta semana en Cazorla. Lo queremos terminar como lo empezamos. Con una foto de un muflón. Una hembra que se escondía en lo más recóndito de la sierra esperando para traer al mundo a su cría:



Esperamos que os haya gustado.

Hasta la próxima.