Web personal

jueves, 8 de abril de 2010

Primavera en Cazorla (2ª parte)

Otra especie representativa de este agreste espacio natural que representa la sierra de Cazorla es la cabra montés (Capra pyrenaica hispanica). En estos montes es frecuente encontrar grupos familiares de cabras en las zonas altas del roquedo compartiendo espacio y vegetación con los muflones. En los días que estuvimos pudimos ver en una ocasión un grupo formado por cabras y muflones comiendo juntos de forma indolente la vegetación de una vertiente rocosa. Las cabras monteses son ungulados muy listos y difíciles de pillar sin que te vean antes. Curiosas por naturaleza, se nos solían quedar observando para luego emitir un silbido de alarma y en dos saltos poner tierra o mejor dicho, roca de por medio. Eso hizo exactamente esta preciosa hembra:



Aquí podéis ver una zona donde vimos un grupo familiar con cabritos muy pequeños:



Fotografiar ardillas (Sciurus vulgaris) en Cazorla es una gozada, no porque sea fácil, por lo menos para nosotros, si no por la enorme cantidad de ellas que hay. Uno de los días más sorprendentes que vivimos fue tristemente protagonista este roedor y el más hermoso depredador alado de la sierra.



Muy pronto por la mañana, y después de una dura subida por un sendero de montaña oimos entre los árboles a lo lejos el chillido agudo y penetrante de una rapaz. Nos dirigimos hacia allí con cautela y el alma en un vilo. Con la cámara presta y demasiada impaciencia encima. Al coronar un repecho del sendero, de repente con toda la potencia de sus alas una gran águila real (Aquila chrysaetos) sale como un avión a los pies de un árbol cercano. El águila se remonta y se pierde mientras protesta chillando en el eco de la cárcava serrana. Al llegar minutos después a la zona vemos todavía calientes los restos de una pobre ardilla sin cabeza recién capturada. Nos quedamos los dos con la boca abierta. Por unos segundos casi pillamos al rey de los cielos de Cazorla cazando una ardilla en la mañana neblinosa de la sierra.

Aunque no teníamos el objetivo de fotografiar ciervos (Cervus elaphus), que son más comunes por la zona donde vivimos, si que es verdad que pudimos ver unos cuantos salir corriendo en las zonas medias del monte. Siempre entre el arbolado. Aquí os mostramos algunas de las fotos que les hicimos:







Algunos comían al amanecer en los bordes de los prados bajos, como este que os mostramos:



Uno de los animales que más nos sorprendía de repente saliendo como un tren para adelante arrollando la vegetación a su paso era el jabalí (Sus scrofa). Unos cuantos nos dieron algún pequeño susto al salir de improviso de entre el matorral. Pero fue una hembra la que nos hizo protagonizar un momento precioso de lucha por la vida y amor maternal. Casi a más de un kilómetro Lourdes localizó una sombra en la parte baja de una pedriza lindante con un pradillo de un arroyo, que al mirar con los prismáticos resultó ser un jabalí. Aunque no se veía muy bien decidimos acercarnos por ver la posibilidad de hacerle una foto. Después de recorrer la distancia dando un rodeo para pillarlo desde arriba y así tener una posición favorable para que no se percatara de nuestra presencía, salió de forma súbita detras de una piedra plantando cara con muy malas pulgas. Nos quedamos quietos entre el asombro y la prudencia, mientras el jabalí empezó a retroceder, dándose la vuelta de repente para salir como un torpedo corriendo con tres pequeñas bolas rayadas detrás. Resultó ser una jabalina con tres rayones con pocos días de vida. Fue emocionante verlo y un privilegio que la naturaleza nos brindó ese día.





Aquí podéis ver una zona típica de jabalíes, donde se aprecia el terreno removido por estos hozadores natos:



Uno de los primeros días pudimos pillar a estos dos jabalíes integrantes de una piara bastante grande buscando felizmente tubérculos y raices en un prado:





Los momentos más emocionantes eran sin duda los que nos obligaban a escondernos recechando al animal que apaciblemente comía sin vernos aún. Aquí podéis ver a Lourdes escondida apuntando con la cámara a unos gamos (Dama dama) que ramoneaban unos metros ladera abajo entre los pinos:



Este fué el objetivo de ese instante fotográfico:



Y hasta aquí nuestro relato de esta semana en Cazorla. Lo queremos terminar como lo empezamos. Con una foto de un muflón. Una hembra que se escondía en lo más recóndito de la sierra esperando para traer al mundo a su cría:



Esperamos que os haya gustado.

Hasta la próxima.

10 comentarios:

  1. Excelente reportaje, os habéis pateado bien la Sierra de Cazorla. Me gusta mucho la imagen del jabalí con las crías, esa escena no es fácil encontrarla en el campo ni fotografiarla. Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Si que os ha cundido la escapada, si... Buena entrada.

    Salu2

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por las fotos y el relato.

    ResponderEliminar
  4. Qué maravilla de reportajes chicos!! A mi también me ha encantado la de los jabalíes, aunque veo que han sido muy fructiferas las salidas, genial!!
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Nos imaginamos lo bien que lo tuvistéis que pasar, buen tiempo, buenas fotos y poca gente, es lo máximo. Enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Que pasada de entrada, con lo de menos que echo yo encontrarme con los animales del bosque y la alegría que me llevo al ver alguno.
    Me encantan las ardillas, son tan majas y salaaass aunque esta tiene los pelos de punta.

    http://bobfisherphoto.blogspot.com/2009/02/san-martino-despedida-la-salida-de-san.html

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Si antes tenia ganas de conocer esta zona, con estas fotos, me muero de ganas. Que salida tan interesante.


    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Menudo viajecito que os habéis montado. Yo también tengo ganas de pasar una temporadita en Cazorla, que tan buenas cosas ofrece. Buenas las de mamá jabalí y los rayones
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Si que os ha cundido el viaje por Cazorla, yo también he pasado la Semana Santa allí, pero no me he podido escapar tanto al monte, estaba mas bien de visita familiar, ya que mi mujer es de allí, pero las pocas escapadas que hice también fueron fructíferas, aunque para mi gusto es una fecha en la que hay demasiada gente por toda la sierra, hasta por donde nunca te encuentras con nadie.
    Lo mismo nos cruzamos por algún sitio.
    La de la cabra montes y la del jabalí con los rayones muy buenas, enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por vuestros comentarios. Si que coincidencia Ruben que andaras también por la sierra en esos días. La verdad es que evitamos en lo posible los días de fiesta, ya que fuimos el sábado antes y realizamos las salidas interesantes hasta el jueves por la mañana. Como ya habíamos estado un año antes, esta vez evitamos todas las pistas recorridas por los guías de aventura en todoterreno y los senderos de rutas conocidas. Fuimos a campo a través con ayuda de mapa y gps de monte. A partir del jueves ya era imposible dar un paso y los animales, por lo menos la mayoría se habían ido a lo más alto y profundo del monte. Y por eso nos fuimos el sábado a primera hora.

    Saludos,

    Jesús

    ResponderEliminar